Hoy queremos compartir con vosotros los 6 consejos que poner en práctica para ayudaros a vivir con mayor orden en el hogar y encontrarse a gusto con uno mismo en todo momento.

1.- Empezamos con lo más evidente y que estamos seguros que muchos de vosotros a día de hoy no lo habéis hecho todavía: no se trata de otra cosa que de admitir que eres desordenada o desordenado. Es algo evidente pero que a muchos, nos cuesta admitir. Con un hecho así, es imposible ponerle solución así que, primer paso: reconocer que no es puntual y existe un desorden y una costumbre de desorden con el que convivimos.

2.- Una vez reconocido, podremos comenzar a gestionar los recursos que tengamos para poder darle solución al caos de nuestro hogar y comenzar a disfrutar de la casa en su máximo esplendor.

3.- Conocer los espacios “vacíos” de los que disponemos en casa para poder llenarlos, de forma organizada, de cosas. Por ejemplo, las camas de tipo baúl, los sofás abatibles con huecos o bien cofres que a la vez nos sirven como decoración a los pies de la cama.

4.- Ser prácticos: si cuentas con un hall a la entrada de tu casa con un perchero y tienes la costumbre de dejar colgados abrigos y accesorios que sueles utilizar para abrigarte pero que al pasar varios días resulta que hay más ropa colgada en el perchero que dentro del armario, nuestro consejo del día para evitar el desorden en la entrada de la casa será que de inmediato regales ese perchero y te decidas por un gancho (solamente uno o un par) colgados de la pared o bien de la misma puerta. De esta manera tan sencilla podrás “desacostumbrarte” de forma sencilla.

 

 

5.- Crear pequeñas rutinas (nuevas costumbres): por ejemplo, las típicas llaves perdidas por no tener la costumbre de dejarlas en su lugar correspondiente de esta manera evitaremos perder el tiempo con minucias que no llevan a ninguna parte.

6.- Pequeños electrodomésticos o enseres: ¿te has parado a pensar el espacio que ocupan? seguramente si sumamos todas las pequeñas cosas que tenemos por ahí y que solamente utilizamos en contadas ocasiones como navidades, semana santa o una fiesta o bien, aquellos muebles destinados a los recién nacidos que no queremos deshacernos de ellos por si tenemos otro hijo o bien para donar a un familiar o allegado pero que bien ocupan su lugar en nuestra casa de forma innecesaria. Para estos casos, lo mejor sería alquilar un espacio por la zona que nos permita por poco dinero, vivir cómodamente y disfrutar de ellos cuando lo necesitemos.

Con estos cinco puntos seguramente os sintáis mucho mejor con vosotros mismos y tengáis un equilibrio en vuestro estado de ánimo muy motivador que os haga mejorar en otros menesteres de vuestras vidas.

¡Probadlo y nos contáis!