La mudanza más grande de la historia, tuvo lugar en San Francisco en los años 70.

En el año 1974, un fotógrafo llamado Dave Glass tuvo la ocasión de presenciar una mudanza de gran escala y poco habitual: trasladaron una docena de casas de estilo victoriano a más de un kilómetro de distancia cuesta abajo como se caracteriza la ciudad de San Francisco.

¿Cómo lo hicieron? Hicieron falta alrededor de treinta camiones de gran tonelaje y más de un centenar de operarios para poder realizar este grandísimo trabajo. Se organizaron en turnos, y en cada turno, se trasladaban cuatro casas durante tres fines de semana.

En primer lugar, los cimientos de cada vivienda tenían que quedar al descubierto para así poder poner pilas de madera. A continuación, limpiaron el camino de postes telefónicos, farolas, y cables eléctricos del tranvía para evitar posibles enganches de las estructuras de las casas.

Una vez realizada esta tarea, sólo quedaba “montar” las casas en sus respectivos camiones para transportarlas, siendo escoltadas por decenas de coches de policía para garantizar la seguridad del proceso.

¿Por qué se realizó esta gran mudanza?

En 1947, se llevó a cabo un plan urbanístico para destruir todo ese barrio para construir bloques de apartamentos para los ejecutivos que trabajaban en el distrito financiero. Gracias a este gran esfuerzo de mover las casas, la historia del barrio continúa en pie y se puede apreciar su estilo en la confluencia de las calles Filmore y Shutter.

San Francisco